Oct
5

Estrellándose/aprendiendo: la triste y feliz ley del péndulo

Author E.M.A.    Category Estrellándose/Aprendiendo     Tags     1,810 lecturas

Un péndulo es una pesa de metal, que en ocasiones parece un cilindro o una gota de agua, que se sostiene de una cadena o varilla. Dentro de algunos relojes se ven péndulos avanzando rítmicamente de izquierda a derecha.

En mi “Máxima 2” -les recomiendo que la lean- ya hice referencia al movimiento pendular como una metáfora de lo que sucede en las relaciones. En esa ocasión exploré uno de los aspectos del constante cambio al que están sometidas las posiciones que ocupamos respecto de alguien que nos atrae -“a veces se está en el podio de los vencedores, a veces se tienen que asumir las derrotas”-.

Desde ese mismo punto de vista, quiero profundizar acerca de una situación que está influenciada por la oscilación de los acontecimientos. Ocurre que como consecuencia de  que una persona esté en posición de desventaja respecto de quien le gusta, ésta sufra malos tratos y desconsideración. Sea por perseverancia, orgullo herido y/o amor, puede que esa persona termine por  ganarse el corazón de quien le gusta. Para cuando eso sucede, cabe que aquel que fue maltratado haya perdido el interés y quien fuera el maltratador/ra está en una posición de vulnerabilidad. En otras palabras, los papeles se cambian.

Ambos roles no son de lo más saludables: por un lado, quien está resentido y ahora tiene la “sartén por el mango” puede que busque revancha; de otra parte, es posible que a aquel/lla otr@ cuyo corazón ha sido flechado de súbito por el juguetón de Cupido, le espere un doloroso calvario del que costará muchos esfuerzos escapar.

¿Qué hacer en estos casos? Más que una respuesta definitiva, porque no hay una, cabe recordar que existe algo que se llama perdón.

Artículos Relacionados:



Deja tu comentario

¡Sígueme en Twitter! ¡Sígueme en Twitter!
RSS Feed¡Subscríbete al RSS feed!
Recibe las noticias de
El Mecánico del Amor directamente
en tu correo electrónico: