Jun
19

Una visita fotográfica a la Plaza Cibeles en el D.F.

Querida Raza,

Mis indagaciones en la Zona Rosa me llevaron por inercia a la Plaza Cibeles. Ahora llevo conmigo la cámara de fotos que me obsequio El Hombre Impermeable para evitarme la molestia de tener que buscar un fotógrafo ambulante de manga, que han empezado a escasear en estos días. De forma inevitable me puse a documentar los eventos de la tarde.Mi atención se fijo primero en las maneras en la que la gente se deja abrazar por la placidez de la luz del Sol al punto de olvidarse de quiénes son y emprender un viaje astral, a la usanza de aquellos que he hecho rumbo a Pelotillehue. Ejemplo de este éxtasis de media tarde es un caballero chilango que se encontraba ausente, en términos de su conciencia, claro está:

P1000624

Este dulce sopor no pudo menos que arrancarme un bostezo que se volvió contagioso, porque unos instantes después un poodle que paseaba una señora también me mostró sus colmillos en gesto de rotunda modorra. Esto quizás prueba que los perros también padecen de aburrimiento cuando todo se pone en extremo plácido, valga la redundancia.

Me acerqué a la fuente y decidí, en un arranque creativo, dejar constancia de que E.M.A. si está en el D.F. Como prueba les ofrezco una instantánea de mi dedo índice apuntando a la diosa Cibeles que pareciera huir en su carruaje (“¡Arre, vámonos mis leoncitos, que ya viene ese loco!”) ante la presencia de ese tipo vestido con overol de mecánico, tomándose fotos de su dedo. ¿Les gusta el “selfie-finger”? ¿Le dan un “Me gusta”?

P1000626

Documentar una tarde en la Plaza Cibeles también implica hacer un registro de su flora y fauna. Aquí evidencia del excelente trabajo que ha hecho el Departamento de Parques y Jardines de la Ciudad Primavera…digo…del D.F. (¡Disculpen la asociación inconsciente!).

P1000656

Muy cerca del borde la pileta hallé a un chamaco que parece ha leído el blog de El Mecánico del Amor, pues parece emular a Narciso que se convirtió en pionero de la tecnología iPad al transformar el agua en un artefacto para hacer selfies. Espero que el chamaco en cuestión no haya terminado como el desafortunado Narciso.

P1000638

Mi aventura en la Plaza Cibeles también fue una oportunidad para ejercitar mis dotes de fotógrafo conceptual, es decir, llámese aquel fotógrafo que te produce un sentimiento estético ante eventos que pasan desapercibidos para el resto de los habitantes de la tarde. Aquí una secuencia que he titulado con sentido avant-garde  ‘Hombre paseando perro’ (1, 2 , 3 y 4).

P1000650 P1000651 P1000652 copy P1000653

Y para terminar este documento textual-visual quiero sumarme a los esfuerzos publicitarios encaminados a encontrarles unos inquilinos a un edificio aledaño. Esta posibilidad habitacional está a una llamada de distancia. ¡Marquen ya!

P1000648

Hasta la siguiente travesía,

E.M.A.

 

Artículos Relacionados:



Deja tu comentario

¡Sígueme en Twitter! ¡Sígueme en Twitter!
RSS Feed¡Subscríbete al RSS feed!
Recibe las noticias de
El Mecánico del Amor directamente
en tu correo electrónico: