Jul
25

E.M.A. pone pie en T.U.L.U.M.

Desde la ventanilla del bus alcanzo a mirar un anunció que reza “Hotel las ruinas”. La fachada del edificio tiene pintados templos mayas que le dan una apariencia retro indiscutible. Conociendo la fascinación que tenían los amigos mayas con los sacrificios humanos, se me hace que no quiero hospedarme en el pent-house del referido hotel, donde seguramente el administrador atesora su Chac Mool (para los lectores no familiarizados con los ritos mayas, se trata del altar de sacrificios) porque todavía abrigo el deseo de que la cabeza de este servidor de ustedes, E.M.A., permanezca unida al pescuezo de este servidor de ustedes, es decir, E.M.A.

P1000792

 

Ya en este punto de mi narración debería haberles quedado claro que estoy a punto de desembarcar en T.U.L.UM. en la Riviera Maya, México, año 2015 D.C. El chofer del camión que transporta “mi ser” me ha ofrecido toda una experiencia sonora. Las canciones que atesoraba la memoria flash del señor conductor se pueden describir más o menos así:

  1. Rola animada en la que se escucha la voz de un mariachi cantando con megáfono, mientras le da acompañamiento la Orquesta del Sargento Pimienta apoyada por la banda de guerra del 4to regimiento.
  2. Versión ranchera de “Ay guant tu breic fri”, que abre nuevas posibilidades expresivo-cantineras al tema de Federico Mercurio, vocalista del reconocido grupo británico “(Mi) Reina”.
  3. Rola del tipo “a Reguetón se le pasó la mano con las pastillitas en la disco y tiene una noche de pasión casual con el señor Rave y de repente entra en la habitación Mr. Mambo”.

Esta atmósfera musical y embriagante –créanme-, llega a su fin cuando le extiendo al chofer un billete de cincuenta pesos y le digo, refiriéndome a “mi ser”, “cóbrese de uno”.

TULUM ofrece mucho al turista de ayer, hoy y siempre (Ojo: este mensaje para aquellos viajeros del año 3245 D.C. que en el futuro lean este blog por curiosidad y decidan aterrizar en TULUM con escafandra y cámara tele transportadora).

En TULUM se puede disfrutar en carne propia del “bochorno”. En el pasado para mí el bochorno me sucedía al día siguiente de una fiesta con copas excesivas en la que improvisaba una –B.O.C.H.O.R.N.O.S.A- declaración de amor. Este efecto se profundizaba en la medida en la que contemplaba una y otra vez la película, lamentablemente entrecortada, de los eventos de la noche anterior al tiempo que le pedía a la madre Tierra que me trague y no me deje escapar. Sin embargo, en TULUM el bochorno es algo mucho más benigno, es decir que toda la ciudad se convierte en un baño turco, en otras palabras todo se vuelve pegajoso (al mejor estilo de una tonada del pianista Richard Clayderman).

En Tulum también es posible visitar un parque arqueológico maya junto al mar con toda la infraestructura y organización del caso, en el que se puede mirar una variedad de turistas, como…esa intrépida viajera que extiende con generosidad su selfie-bastón para hacerse una foto estilo “cámara de seguridad de centro comercial”:

P1000756

 

O esos visitantes que portan lo que denominaría “máquina congeladora de seres humanos”, muy parecida a la “máquina fotográfica de la historia”, porque apenas terminan de hacer los ajustes técnicos se disparan a sí mismos con estos artefactos y…¡paf!, quedan congelados. Valga decir que estas máquinas funcionan a la perfección con los adultos porque los niños se van caminando por su lado, le tiran del pelo a la abuela, se ponen a cazar moscas, E.T.C.

Tulum también ofrece playas  para que los padres de familia le den a sus pequeños hijos cursos improvisados de cómo zambullirse por primera vez valiéndose de la frase motivacional clásica “Confía en mí chamaco, te apoyas aquí, te impulso y te prometo que no te vas a ahogar”. El resto es la traumática historia infantil desde que existe el mar.

En definitiva querido lector, Tulum promete. ¿Qué esperas para ir?

Con afecto,

E.M.A.

Artículos Relacionados:



Deja tu comentario

¡Sígueme en Twitter! ¡Sígueme en Twitter!
RSS Feed¡Subscríbete al RSS feed!
Recibe las noticias de
El Mecánico del Amor directamente
en tu correo electrónico: