Dec
18

Algunas frases clásico-románticas en franco desuso

Author E.M.A.    Category Club de Corazones Accidentados     Tags     4,634 lecturas

Estimada clientela que quizás ya abarrota los malls en estas navidades,

Hay una serie de expresiones que han tenido un largo ciclo de vida que está llegando a su final. Fueron parte de mi repertorio y cumplieron con su utilidad en un momento de la historia de la humanidad.

Sin embargo,  es probable que ahora le causen risa a la persona que te gusta  si las dices con unos vodkas en medio del bullicio y la penumbra de una disco a las 3.45 am…

Aquí van tres de esas frases y un puñado de reflexiones  que pudieran servir en el mundo actual para hallarles reemplazos:

“¿Quieres bailar conmigo?”: hay quienes obvian del todo esta pregunta y pasan directamente a ejecutar el “perreo” cuerpo a cuerpo. Que les sea correspondido el baile a los perristas es otra cosa, además  las cachetadas y los “¡sácate de aquí!” no han pasado de moda y están muy vigentes. En cambio la chica iPod diría: “¡Yo bailo sola!”

“¿Quieres ser mi novia?”: muchos se saltan esta pregunta y van directo al examen de laringe con o sin permiso de la chica.  Otros más avezados se saltan la auscultación de la garganta ajena con su lengua y proceden a ofrecerle a la chica un masaje sueco. En caso de que el examen y el masaje no hayan sido solicitados, él médico/galán debe tener en mente que artes marciales de vieja data –Karate, Judo, etc.- son populares y la chica puede hacer uso de ellas.  Mucho cuidado si se trata de una chica-samurai y anda cargando en su bolso un sable portátil…

“¡Qué ojos tan bonitos tienes!”: El problema de esta frase es que se ha sido repetida como otras que hemos escuchado millares de veces: “¡pero qué dientes tan grandes tienes abuelita!”,  “¡Buenos días!”, “Te prometo que no lo vuelvo a hacer”, “¡Me muero de hambre!”, etc. Hay frases alternativas que si bien son trilladas poseen mucho potencial en la disco: “otra ronda de tequilas por favor”; “¿aburridas chicas? ¡Tranquilas!,  ahora mismo comienzo a hacer el ridículo parándome en la barra para bailar imaginándome que tengo el físico de Cristiano Ronaldo”; “¿Conocen ustedes el paso del robot? ¿No?  ¡Yo lo sé hacer!”; etc.

Con un cascabeleo navideño me despido,

E.M.A.

Artículos Relacionados:



Deja tu comentario

¡Sígueme en Twitter! ¡Sígueme en Twitter!
RSS Feed¡Subscríbete al RSS feed!
Recibe las noticias de
El Mecánico del Amor directamente
en tu correo electrónico: